Cómo Purgar los Frenos de Disco

Video Cómo Purgar los Frenos de Disco

Purgar los Frenos de Disco en Bicicleta de Carretera

En el video de hoy el equipo de GCN Español explica detalladamente cómo realizar la purga de los frenos de disco.

Existen tres tipos de frenos de disco:

  • los mecánicos, que se accionan mediante un cable;
  • los hidráulicos, que son los más comunes en la actualidad;
  • y una variante que combina elementos mecánicos e hidráulicos, aunque no es muy frecuente.

Cada uno de estos sistemas requiere un mantenimiento específico, por lo tanto, veamos paso a paso cómo llevarlo a cabo.

En este caso, trabajaremos con los frenos de disco hidráulicos Shimano de la bicicleta Colnago. Para ello, necesitaremos un kit de purgado hidráulico. Existen diversas opciones en el mercado, por lo que seguramente encontraremos una que se ajuste a nuestro presupuesto.

Es importante tener en cuenta que hay distintas marcas de frenos, como Shimano, Magura, Campagnolo y SRAM, y cada una requiere adaptadores diferentes para las manetas o las pinzas. En nuestro caso, utilizaremos aceite mineral de Shimano, una llave Allen de 3 mm, una jeringa, una manguera con adaptador, un separador para las pastillas de freno (o pistones) y un vasito con tapón. También necesitaremos un adaptador para que el vasito no quede demasiado bajo, sino un poco más arriba.

Una vez que tengamos todo preparado, comenzaremos con una solución rápida para situaciones en las que no disponemos de mucho tiempo. Esto es útil si notamos que la maneta se hunde demasiado y queremos corregirlo rápidamente. Primero, retiramos la goma de la maneta y luego el tornillo, teniendo cuidado de no dañarlo. Utilizamos el vasito con líquido y lo introducimos, quitando el palito para permitir que el líquido entre. A continuación, frenamos mientras mantenemos las pastillas y la rueda en su lugar. Durante este proceso, es posible que salgan algunas burbujas. Podemos golpear ligeramente la pinza o utilizar el palito a modo de sacacorchos para intentar eliminar las burbujas. Esto mejorará el tacto y restaurará el frenado. Debemos tener en cuenta que durante este proceso entrará más líquido al sistema, ya que los pistones están más hacia afuera debido al desgaste de las pastillas. Cuando cambiemos las pastillas, es recomendable aflojar un poco el tornillo y permitir que salga algo de líquido antes de retirar los pistones.

Después de este método rápido, pasaremos al método de purgado completo, similar al que se realiza en bicicletas de montaña. Para comenzar, retiramos la rueda delantera y las pastillas de freno. Cada sistema de frenos tiene un método específico para quitar las pastillas, en este caso, utilizamos una traba que se levanta. Luego, desenroscamos el pasador y colocamos el espaciador para igualar la medida del disco y las pastillas de freno. A continuación, llenamos la jeringa con líquido (recordando que cada marca tiene su propio líquido de frenos) y eliminamos todo el aire de la manguera antes de introducirla en el sistema. Desajustamos el tornillo para permitir que el líquido entre gradualmente, observando cómo el vasito se llena de líquido sucio si ha pasado mucho tiempo desde elúltimo purgado. Una vez que hayamos pasado todo el líquido, cerramos la tuerca para evitar fugas y retiramos la jeringa, asegurándonos de volver a colocar las tapitas en su lugar para evitar la entrada de suciedad. A continuación, ajustamos el tapón superior con cuidado y limpiamos bien la zona.

Finalmente, solo nos queda colocar las pastillas de freno y comprobar el funcionamiento. Es importante verificar que no haya rozamiento excesivo ni ruidos. En algunos casos, es necesario ajustar ligeramente la pinza según sea necesario. En este caso, hemos logrado un resultado óptimo.


¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.